Ver algo que ni mi imaginación en su totalidad pueda concebir.