afirmar que la muerte es un adios temporal