saber vivir el tiempo de los acontecimientos, y no solo el tiempo del reloj